sábado, 29 de agosto de 2015

La Eempa 1328 lleva ahora el nombre de una docente asesinada en la dictadura

En un acto escolar donde la emoción estuvo a flor de piel, se impuso formalmente el nombre de Alicia López, docente santafesina asesinada durante la dictadura militar, a la Escuela de Enseñanza Media para Adultos (Eempa) Nº 1328, que funciona en Facundo Zuviría 4363.

Esta institución educativa que atiende a 230 jóvenes y adultos mayores de 18 años que tienen el deseo de terminar su secundaria, dejó de ser identificada sólo por un número para llamarse ahora “Alicia López”, nombre que refuerza su identidad.

El director del establecimiento, Marcelo Appendino, explicó a El Litoral que el proceso de elección del nombre fue “democrático y participativo”, ya que lo votaron los alumnos del Eempa e integrantes de la comunidad el año pasado. La denominación fue aprobada, sin ningún tipo de reparos, por resolución del Ministerio de Educación de la provincia a principios de este ciclo lectivo, pero recién ayer por la noche se colocó la placa con la nueva denominación, junto a la fotografía de Alicia.

En el acto estaban los familiares de la homenajeada: su esposo Luis Rodríguez, y sus hijos María Isabel, Cecilia y Luisito Rodríguez, que dijeron algunas palabras sobre su madre y emocionaron hasta las lágrimas a los presentes. También asistieron José Schulman, quien investigó la historia de Alicia López; el vicegobernador Jorge Henn; alumnos, docentes y miembros de la comunidad educativa.

“Nuestra institución funciona desde hace muchos años en el turno noche del edificio de la escuela República de Bolivia, y siempre fue un anexo del Eempa del barrio Centenario. Hace dos años, el ministerio independizó esta institución y desde entonces pasamos a tener autonomía administrativa. Se decidió que era hora de tener un nombre propio y comenzó el proceso de postulación y elección”, dijo el directivo.

Docencia y compromiso
Alicia López es descendiente directa de quien fuera gobernador de la provincia, Brigadier Estanislao López. Nació en Santa Fe el 7 de noviembre de 1945, la segunda de las tres hijas que tiene el matrimonio de Lucía y Pedro. Hizo su escolaridad en el Colegio Nuestra Señora del Calvario, egresando con el título de maestra. Luego continuó sus estudios en la Universidad Católica de Santa Fe, de donde egresó como profesora en Letras.

En Salta, Alicia conoce al joven abogado Luis Juan Rodríguez, cuando ambos fueron a los campamentos juveniles del sacerdote jesuita Llorens, quien coordinaba su acción apostólica desde Mendoza. Se casan y en 1969, deciden dejar Santa Fe y trasladarse al Chaco para trabajar junto al obispo Italo Di Stéfano.

“Si bien en su ciudad natal tenía múltiples posibilidades por sus estudios y provenir de una familia muy tradicional, siempre fue de una humildad militante por lo que no dudó en dejar todo para ir donde se la consideró necesaria, a ayudar a los más desprotegidos”, dice la semblanza que escribió su hija Cecilia, profesora en Ciencias de la Educación.

El primer destino fue Tres Isletas, una localidad a 50 km de Roque Sáenz Peña, donde Alicia se insertó como profesora de una escuela secundaria pública, de la que llegó a ser directora. “Siempre incitaba a sus alumnos a leer a autores profundos, como Borges, porque quería que la escuela los ayudara a pensar y comprometerse”, resaltó el director Appendino.

Con su trabajo social y católico, el matrimonio vivió de cerca los padecimientos y angustias de los trabajadores del sector algodonero. Se vinculó así con el Movimiento Rural Católico y, a partir de la crisis algodonera de 1970, decidió mudarse a Sáenz Peña, en momentos en que se gestaban las Ligas Agrarias Chaqueñas, para debatir sobre la realidad y encontrar solución a los problemas del campesinado.

Alicia realizó y coordinó el material impreso que se difundía como disparador para el diálogo y que luego daría origen al periódico El Campesino. Luis, su marido, fue detenido en Sáenz Peña a principios de 1975, estuvo en la cárcel de Resistencia y lo trasladaron a Rawson. Alicia volvió con sus tres hijos a la ciudad de Santa Fe a casa de sus familiares, donde se produjo su secuestro, el 21 de octubre de 1976.

Su marido sobrevivió pero ella fue mantenida desaparecida en la comisaría de la Seccional IV de Santa Fe, donde sufrió todo tipo de vejámenes y tormentos, y fue asesinada. El comisario Mario Facino (fallecido) fue condenado por el Tribunal Oral Federal, en 2010, a 23 años de prisión por el caso de Alicia López.

Perfume de mujer
El director Marcelo Appendino recordó que en una reunión con docentes del Eempa Nº 1328 se definió que la escuela llevara el nombre de una mujer.

“No pretendimos ser discriminatorios ni nada, sino que las docentes de los Eempas son en su mayoría mujeres y de ahí la idea de tener un nombre femenino.

Entre las sugeridas estaban Juana Azurduy, Juana Manso, Azucena Villaflor y Virginia Bolten. Un ex director de Eempas nos acercó en un sobre la opción de Alicia López y nos gustó mucho su historia de compromiso”, señaló.

Los alumnos investigaron sobre el legado de estas mujeres y se hizo una votación con boletas y cuarto oscuro. También se le dio participación a la comunidad en la elección.

No hay comentarios: